/Entrevistas///

entrevista con Jilguero

«Es muy difícil escribir bien en español, y hay muy pocos artistas que disfrute en este idioma»
Los catalanes Jilguero se estrenan próximamente en formato largo con “See What I've Become” (DPU, 2015). Hablamos con ellos sobre este nuevo Lp, a la vez que los conocemos un poco más en profundidad y descubrimos sus objetivos a corto plazo.

Aunque la banda ya lleva cierto recorrido dentro del underground barcelonés gracias a vuestro Ep, “Bellvitge”, ¿cómo os presentaríais a todo ese nuevo público potencial que quizás os descubra ahora con este “See What I've Become”? ¿Quiénes son y de dónde vienen los miembros de Jilguero?

Jilguero comenzamos siendo dos, Héctor (bajo) y yo, Pedro (voz y guitarra). Poco a poco se fueron uniendo más miembros y ahora contamos con Gabri (guitarra), Andrea (teclados, trompeta, violín y voz) y Bruno (batería). Somos una banda con muchas inquietudes musicales pero nos centramos en el folk rock americano de corte más clásico de los años 70, como Neil Young, y de bandas actuales como Wilco o Midlake.

 

¿Cuáles fueron las razones que os animaron a entrar en el colectivo Desert Pearl Union para que os publicasen este trabajo?

Ya conocíamos a unas cuantas bandas y personas que forman parte del colectivo. Habíamos trabajado como promotores en una sala contando con algunas de sus bandas para un ciclo de conciertos y nos parecía un movimiento natural teniendo en cuenta que Víctor, que nos ha producido el disco, es uno de los fundadores y toca en un par de bandas del colectivo. Fue él quien nos lo propuso a nosotros y quién pasó nuestra música a DPU.

 

Finalmente cual será la edición que se va a hacer del disco, ¿saldrá en vinilo? ¿Colabora algún sello más en el proyecto?

El disco lo editarán Desert Pearl Union y Pick Your Twelve en vinilo. Algunos amigos nos han pedido que lo hagamos en CD también, pero estamos un poco desencantados con el formato, así que ya veremos.

 

Creo que también saldrá una tirada en cassettes, ¿sois amantes de éstos? ¿Qué os parece el boom de formatos como el cassette o el vinilo? ¿Pensáis que vuelven para quedarse, o que forma parte en gran medida de una moda pasajera?

La tirada en cassettes la hará Ultra-Local Records en una edición limitada a 25 copias. Todo hecho artesanalmente. Yo personalmente no soy nada amante del sonido en sí del cassette, pero sí que es cierto que es un objeto más de coleccionista. El boom de los cassettes se ha dado más ahora en el indie, pero ya hay mucha tradición en otros mercados como el punk desde hace mucho tiempo. 

En cuanto al vinilo, es lo que más compramos nosotros, y reconozco que soy comprador habitual, y en muchas ocasiones, casi compulsivo. También tiene un punto de coleccionista, al fin y al cabo me paso el día fuera de casa y voy a todos lados con el iPod.

 

En tiempos en los que el castellano o el catalán se imponen claramente como forma de expresión de la mayoría de grupos de pop y folk en vuestra zona, vosotros seguís apostando por el inglés. ¿Os sentís más cómodos componiendo en dicho idioma, o a qué razones se debe?

Bueno, durante un tiempo, hace muchos años, intenté escribir en castellano pero no me sentía cómodo. Es muy difícil escribir bien en español, y hay muy pocos artistas que disfrute en este idioma. En cualquier caso, creo que los que somos de aquí y escribimos en inglés debemos ir con cuidado, ya que es muy fácil cometer errores tontos. Supongo que para responderte a la pregunta debería recurrir a lo típico: influencias, musicalidad del idioma, el hecho de que en cierto modo no me exponga tanto personalmente…

 

A pesar de la importancia de los ambientes evocadores, y del carácter sosegado de vuestras canciones, se intuyen ciertos arrebatos eléctricos que prometen ser muy interesantes en directo. Además parecen tener gran importancia en vuestras canciones tanto los arreglos de viento como los pasajes ambientales de teclado. ¿Tratáis de llevar las canciones al directo tal como suenan en el estudio? ¿Cómo definiríais vuestra puesta en escena para que alguien que no os haya visto nunca se haga una idea?

Que haya arrebatos eléctricos se debe a dos motivos. El primero es que las letras ciertamente tienen momentos que requieren esa rabia o esa fuerza. El segundo es que como quiera tocar algo tranquilo, el resto del grupo tiende a aburrirse. Eso nos lleva a intentar dominar cada vez mejor las dinámicas, que es algo en lo que intentamos trabajar mucho en los ensayos. 

Los arreglos de viento y teclados se lo debemos todo a Andrea que no para de cambiar de instrumento en directo, a Bruno por ayudar a componer, y a Víctor por ofrecernos ideas en el estudio. A quien no nos haya visto, le diría que escuchara el disco y que si le gustara, viniera a vernos. O que venga directamente…

Tanto por sonido, como por las formas que parece que tenéis de hacer las cosas, la banda puede recordar a otro pequeño gran grupo catalán como son Oso, ¿se les podría citar como una de vuestras influencias?

Indudablemente. Hace unos años, cuando no conocía ni a Víctor ni a nadie de DPU, así como ni si quiera a algunos de los miembros de Jilguero, escuché su primer EP “Songs about God” sin parar durante un verano entero. Luego sacaron el LP y ya hubo conexiones, pues Alberto Polo Iañez es el fotógrafo de la portada, y yo trabajé con él hace tiempo. Cuando Gabri, nuestro guitarrista, entró en DPU como cartelista oficial y con su otra banda, pensó en que deberíamos grabar con Víctor Teller y yo no lo dudé. Víctor es el bajista de Oso y estaba seguro de que entendería nuestro concepto como banda y cómo queríamos sonar. Y creo que así ha sido. Compartir ya en dos ocasiones escenario con Oso es para mí un orgullo. 

 

¿Cómo fue la grabación en los Wave Factory Studios, con Víctor?

Como te decía, sabía que Víctor entendería lo que buscábamos pero a la vez siempre está la duda de ver si lo que todos queríamos acabaría plasmado en las canciones. En cualquier caso, la relación con él fue inmejorable y grabamos en un ambiente muy agradable. Era pleno agosto, estábamos de vacaciones y teníamos todo el tiempo del mundo para grabar un disco que nos hacía mucha ilusión sacar.

 

Si no me equivoco la masterización corrió a cargo de Victor Garcia en los Ultramarinos, al cual solemos ver normalmente en los créditos de discos más cañeros. ¿Qué razones fueron las que os llevaron a trabajar con él? 

Bueno, nosotros no nos consideramos solo folk, y como bien decías, tenemos muchos momentos eléctricos, de cierta rabia. Ahí es donde creíamos que Víctor podría trabajar bien dando ese volumen que caracterizan los discos con los que él trabaja. 

 

¿Qué planes próximos de futuro tiene la banda? ¿Hay fechas ya cerradas en el horizonte que se pueden anunciar?

Pues aún estamos trabajando en las fechas. Esperamos poder girar pronto con bandas amigas como Combray, Grushenka, o los propios Oso. En cualquier caso, estamos intentando volver a tocar en Galicia, por Catalunya y allá donde nos llamen.