/Entrevistas///

entrevista con Jeffrey Lewis & The Junkyard

«Me gusta poderosamente ese contraste entre desesperación terminal y esperanza final»
Jeffrey Lewis es uno de esos geeks adorables que habla mucho y derrocha magnetismo. Como su canción "Williamsburg Will Oldham Horror" dice, charlamos con él con motivo de su extensa gira por España y Portugal, hablando de Grateful Dead, Watchmen, ex-novias y todo lo que se nos ocurriera. Un gran tipo.
Octubre, 2011
| por Ricardo

Lo primero que suele aparecer en cualquier charla sobre ti es eso de hablar de la etiqueta “anti-folk” que tu, Moldy Peaches y todos los que habéis pasado por el Sidewalk Café de Nueva York tenéis. Esta vez no queremos hablar sobre tu opinión sobre esta etiqueta, sino que nos cuentes como eran esas noches en el susodicho café. ¿Por qué eran tan especiales para todos estos músicos? ¿Algo especial en el aire?

Sidewalk Café ha sido un sitio especial para cantautores e intérpretes en Nueva York desde hace mucho tiempo, desde principios de los 90, y antes hubo en otra localización distinta. Creo que parte de ese entorno es el hecho de verte envuelto en estar haciendo música sin meterte en el habitual y aburrido proceso de hacer una maqueta e intentar conseguir conciertos en locales profesionales para luego convencer a tus amigos  a que vayan a pagar a dinero por verte.

El hecho de que Sidewalk tuviera entrada gratuita y que cualquiera pudiera actuar los lunes por la noche, que era de puertas abiertas para los artistas, no ocurre en muchos sitios. Además, cuando el local se gana la reputación de tener un público lo suficientemente creativo, el resto se hace solo porque el resto de gente creativa venía a Nueva York y buscaba este sitio del que habían escuchado hablar, incluso sin aparecer en los periódicos.

Hay muchos “micros abiertos” en el mundo, pero por alguna razón había una especial atmósfera en Sidewalk, y un montón de culpa la tenía Lach, el tipo que comenzó con esto del “micro abierto”, tuvo la gran idea de crear una comunidad de gente con esto. Así que el inventó la palabra Antifolk y hubo un Antifolk Magazine y Festivales Antifolk que sólo estaban en Sidewalk… Cosas así. Es sólo una sala pequeña en la parte trasera de un restaurante, pero es un completo mundo pequeñito para un montón de gente que ha ido pasando su tiempo allí durante años.

Retomando tu propia historia, creo que uno de los hechos más importantes sobre tu música (y dibujos) son tus irónicas y agridulces maneras de ver la vida. ¿De dónde esacas esa influencia escribiendo y dibujando ese tipo de historias?

Hace mucho tiempo leí una entrevista con JM Dematteis, un tipo que estaba escribiendo comics de Spiderman en los 80, y él decía que creía que el tipo de historia definitiva era el tipo de historia en que una persona cae en un profundo agujero negro pero que se levanta y ve la cara de Dios. Yo no creo en Dios pero la idea me gustó muy poderosamente, ese contraste entre desesperación terminal y esperanza final.

Algún tiempo después leí una interpretación del trabajo de Robert Hunter, el hombre que escribía muchas de las canciones de Grateful Dead, algunas de mis favoritas. El decía que había temáticas en sus escritos sobre pequeñas esperanzas que pueden encontrarse en este mundo de oscuridad y confusión, como en las clásicas palabras de Robert “si supiera el camino te llevaría a casa” (NOTA: “If I knew the way, I would take you home” de la canción “Ripple” de Greatful Dead). El sentimiento es que todos estamos perdidos en esta vida y todos podemos ayudarnos entre nosotros, todo lo que podemos hacer es al menos tener el deseo de ayudar al resto. Es lo mejor que podemos hacer.

Creo que esas han sido mis inspiraciones a la hora de escribir canciones.

Unas reflexiones profundas, como suponemos que son las que encontraste en un grupo como Crass. Hiciste un disco de versiones de este grupo de punk inglés… No hemos oído hablar mucho de ellos, ¿Qué hay de especial en sus canciones como para ser revisadas?

A mi me gustan mucho otras otras bandas punk, pero Crass es diferente, Crass tiene un seriamente denso e intelectual contenido en sus letras. Crass era la banda más política y humanitaria de finales de los setenta, ellos no eran en plan “vamos a ponernos borrachos y romper cosas”, ellos eran una banda que realmente te daba mucho en lo que pensar,mucho en lo que aprender y mucho que cuestionarte.

Yo creí que debería haber ahí gente que realmente amarían Crass, verdaderamente amarían sus canciones y sus ideas, pero que nunca serían capaces de escuchar hardcore-punk – o incluso si fueran capaces de escuchar Crass no entenderían la música y letras porque el hardcore es como otro lenguaje diferente, toma su tiempo conocer como escucharlo. Cuando lo escuchas por primera vez sólo suena a ruido. Así que creí que sería un gran proyecto eso de tomar algunas canciones de Crass fuera de su contexto hardcore y dejar escuchar a la gente como sería en el lenguaje de canciones “normales”, porque verdaderamente son canciones increíbles. Crass es como un tesoro escondido de canciones escondidas tras ese difícil lenguaje hardcore – Yo estaba tratando de ser el traductor, como si encontrase un gran libro escrito en ruso y quisiera traducirlo a la gente que sólo sabe inglés.

Ya has hablado de muchas de tus influencias, pero si tuvieras que decir otros nombres específicos, que artistas de música y comics son tus favoritos.

En música me gusta The Fall y Jonathan Richman, y Lou Reed, y Yo La Tengo, y Donovan, y un montón de bandas psicodélicas y de garaje de los 60.
Como artistas visuales del Cómic probablemente estoy inspirado por Dan Clowes, Joe Matt, Chester Brown y Rick Veitch.

Con tu faceta musical por bandera, tienes una enorme gira por España y Portugal ahora. Debido a este tamaño vas a tocar en sitios no demasiado habituales en las giras de otros artistas con menos fechas. ¿Qué opinas sobre tocar en locales con gente que no es muy familiar con tu música comparado con tocar en sitios como Tanned Tin o Primavera Club dónde la gente en general si te conoce más?

Es genial tocar en cuantos más sitios sea posible, en los últimos años intenté ir más lejos con nuestras giras a nuevas áreas, ciudades, salas o espacios, incluso si eso significara tocar en sitios cada vez más pequeños, incluso con audiencias algo extrañas. Hemos tocado en Nueva Zelanda, Rusia, Israel, China, Corea del Sur, Finlandia… Realmente cualquier sitio que hemos podido. Todo trae un aprendizaje distinto.

Siguiendo con Tanned Tin y Primavera Club, ¿Qué opinión guardas de ambos festivales y sobre tus conciertos allí de hace un tiempo?

Yo prefiero normalmente tocar en sitios más pequeños que en escenarios gigantes de festival, así que me encanta la idea del Primavera de tener algunos conciertos en clubs y otros en el escenario grande. El año pasado estuve haciendo ambos y fue una buena combinación. Por supuesto que tu recibes más dinero por hacer el de escenario grande, pero tocas muy lejos de tu público y de tu banda. Estás ahí en un escenario gigante, con tu batería muy lejos de ti. No puedes hablar con nadie sin el micrófono y no puedes tocar a nadie, es como estar en otra dimensión. Lo único que os mantiene juntos es el sonido que estás haciendo, así que por ese lado es una experiencia especial y extraña, todo el mundo unido por las canciones que suenan en el aire

Tanned Tin es totalmente diferente: una experiencia cálida y amistosa para todos.

Cuéntanos sobre tu nuevo álbum “A Turn In The Dream-Songs”. ¿Qué novedades podemos encontrar? Tocarás mucho de este disco en esta gira, pero ¿Qué más podemos esperar de esta gira de presentación?

Un gran factor por el que estoy motivado es que en esta gira que se viene encima vamos a tener teclista en la banda de nuevo, y una chica, porque la verdad que echo de menos tener una cantante femenina en la banda. Mi ex-novia estuvo a las teclas y las voces por un tiempo en torno a 2007 y 2008 y la de nuestro novio estuvo a las teclas y voces en torno al año 2009, desde entonces fuimos un conjunto de tres piezas dado que ninguno de nosotros estábamos saliendo con ninguna de ellas. Ella tocó unos pocos shows con nosotros en EEUU durante nuestra gira con The Vaselines el pasado otoño y estuve expectante de que pudiera hacer más cosas con nosotros en este mismo año.

Mi banda está siempre probando nuevo material mientras está de gira. Es la mejor manera de dejar que el material madure y se vuelva mejor y mejor, así que muchas de las canciones de nuestro álbum nuevo son canciones que nuestros fans han escuchado como han ido evolucionando en nuestros conciertos de los últimos años. Pero siempre tocamos canciones viejas, algunas nuevas, algunas verdaderamente muy nuevas, algunas viejas, algunas versiones… Creo que cada noche antes de subir al escenario decidimos tocar una buena mezcla de nuestro material, desde cualquier disco que hemos hecho, pero tratamos de hacer diferentes cosas cada noche. Ahora trato de mantener los repertorios que dimos en cada ciudad la última vez para tratar de no repetir las mismas canciones.

A mi no me gusta ir a un concierto sabiendo que tengo la garantía de escuchar ciertas canciones, es más emocionante ser sorprendido. Esta inspiración me vino directamente de ir a conciertos de Grateful Dead de adolescente, la charla pre-concierto sobre lo que deberían tocar cada noche era tan divertida como ver a Grateful Dead. Yo La Tengo es una banda actual que hace eso mismo también – si tocan un concierto al aire libre en un día lluvioso vas a tener que debatir con tu amigo que canciones sobre lluvia o el tiempo deberían tocar. Ellos no tienen un setlist único que tocan cada noche, así que no puedes leer en un foro de Internet el repertorio que tocaron la noche previa y utilizarlo como “guía” para lo que vas a vivir. Por supuesto, bandas como Yo La Tengo o Grateful Dead tienen repertorios de cientos y cientos de canciones y pueden elegir repertorio cada noche, nosotros solo tenemos quizás unas docenas para elegir…

Eso es sin duda una visión acertada del asunto, como también hacen otros artistas como Bruce Springsteen o Pearl Jam, Por ultimo, aunque no menos importante, he leído sobre tu tesis al respecto de la obra maestra del comic “Watchmen”. Cuentanos un poco sobre esa tesis, que suena realmente bien…

He dado charlas sobre Watchmen en un montón de sitios alrededor del mundo y he estado trabajando en escribir un pequeño libro al respecto. Está casi terminado.

La tesis original que escribí en 1996 y 1997 cubre unos pocos temas del libro. Creo que el asunto de Watchmen es que tiene muchas “historias” contadas de manera que no han sido contadas lo suficientemente en alto pero si en extrañas combinaciones de pequeños detalles alrededor del libro. Para mi, una de las más grandes “historias secretas” de Watchmen es la historia de la batalla entre los círculos y los triángulos, una filosofía circular envolviendo la naturaleza física, representada por el Dr. Manhattan, que está encerrado en un debate con una filosofía triangular que envuelve a los humanos, representados por Adrian Veidt. Puedes ver Watchmen como un complicado debate entre estas dos formas y entre estas dos filosofías.

Hay muchas otras cosas en el libro que son divertidas de comentar, pero si quieres que empiece a hablar de ello vamos a tener que estar hablando durante mucho tiempo, así que mejor paro aquí.