/Crónicas///

Crónica: En Vivo Festival 2012 - Rivasvaciamadrid (29/09/2012)

29/09/2012, Rivasvaciamadrid
8.5
8
Auditorio Miguel Ríos, 55000
Precio: 47

¡Y por fin se hizo la luz! Tardó en llegar pero finalmente el último día de En Vivo 2012 apareció el sol entre tanta nube, y los asistentes pudimos disfrutar de un día pleno de festival sin miedo a la lluvia y el frío. Esta fue la razón, unido a que los cabezas de cartel del festival estaban designados para este sábado, para que la afluencia de público hiciese honor a la afirmación por parte de la organización de que la venta de abonos había llegado a más de 50.000. 

Para calentar motores arrancamos con el rap de la mano del hermanísimo de Tote King, Shotta, el cual cada día que pasa se aparta más de esa carga que en parte tanto le ha perjudicado, demostrando que su propuesta está a día de hoy perfectamente asentada dentro del panorama hip-hop estatal. Con una actuación llena de capelas, y con un repaso a toda su discografía, se basó algo más en su último disco “Profundo”, así como aprovecho la ocasión para promocionar el single del que será su nuevo álbum junto a Tote, “Mi Politica”. Con momentos álgidos cuando se puso más hardcore recordando las ya lejanas “La Selva” o “Fiesta Privá”, lo que está claro es que desde aquí siempre preferiremos a este Shotta cañero e irreverente que se caga en todo ofreciendo sonidos frescos necesarios en el rap nacional.

El siguiente destino sería el que para muchos era el culmen de esta edición de En Vivo. La única actuación prevista de Extremoduro en Madrid pasaba por Rivasvaciamadrid para desplegar su faraónica actuación de casi tres horas de duración. Es increíble ver las dimensiones que la banda extremeña ha llegado a alcanzar según han ido pasando los años. Tras permitirse no girar para presentar su último disco “Material Defectuoso”, ahora lo hacen en contadas fechas que por supuesto se están contando con llenazos allí por donde pasan. Y es que se me hace complicado imaginar una banda en este país, y no digo solo dentro del rock, que arrastre a tal número de público como hacen Robe Iniesta y los suyos. Ante un auditorio lleno hasta la bandera que fácilmente aglutinó al 90% de esos 50.000 asistentes, la actuación hay que tomársela prácticamente como una ópera de varios actos, pues hasta tres veces llegaron a parar a lo largo de los ciento cincuenta y pico minutos de concierto. El primer acto, por así llamarlo, constó de una mezcla de temas del ahora presentado un año después de su edición, “Material Defectuoso”, y algunos de sus clásicos más señeros como “Ama, Ama, Ama, y Ensancha El Alma”, “No Me Calientes que me Hundo”, la coreadísima “Sucede”, o “La Vereda De La Puerta de Atrás”. Tras un parón un tanto largo que quizás enfrió algo el ambiente, arremetieron con la interpretación casi completa de su penúltimo álbum, el magnífico “La Ley Innata”. Con un Segundo y Tercer Movimiento (o lo que es lo mismo “Lo De Fuera” y “Lo de Dentro”) espectaculares, que ya presenciamos desde lo alto del graderío observando el increíble ambiente del Auditorio Miguel Ríos, llegamos hasta el segundo parón. Y sería tras este, durante la siguiente hora de concierto, cuando Extremoduro definitivamente se rindieron a lo que la mayoría de asistentes buscaban, su retahíla de hits del pasado. “Cabezabajo”, “Bribribliblí”, “A Fuego”, “Puta”, “Standby”, o el cierre con el himno “Salir”, redondeaban una actuación que sin grandes artificios, pero con una potente puesta en escena, no se alejó demasiado de las grandes bandas internacionales que llenan estadios y pabellones por todo nuestro país. Que una propuesta de rock&roll nacional tenga semejante respuesta por parte del público no debería si no ser un orgullo para todos los que amamos el rock.

Y de la gran banda de rock patrio, a los reyes del hip-hop en este país. Es alucinante ver como llevando seis años sin sacar material como banda, los zaragozanos siguen arrasando cuando se plantan en algún festival. Su capacidad para exprimir aquel “Vivir Para Contarlo” es admirable, y les basta con intercalar las canciones de este, con alguno de los temas sueltos que sus integrantes han grabado en los últimos años, junto a algún que otro clásico de sus primeros álbumes, para volver a demostrar quienes son los jefes del rap. Como dato decir que fue la única banda que llegó a reventar de verdad la capacidad del Escenario Hip-Hop, y eso en un festival mayoritariamente de rock, dice mucho en su favor. Sonaron este sábado en En Vivo, “Un Gran Plan”, la siempre coreada “Ballantains”, “Doble V”, “Marrones, Morenas, Coronas”, “Que Te Importan Todos Los Demás”, “La Ciudad Nunca Duerme”, “Pura Droga Sin Cortar”, “A Las Cosas Por Su Nombre”, “Cantando”, "Vivir Para Cantarlo”… y como no, hubo un momento para la colaboración que Lírico ha realizado con uno de los temas de moda, y que ya sonó en la noche del viernes, “Aquí Te Pillo Aquí Temazo”. Para acabar se reservaron por supuesto su himno por excelencia para poner a todo el recinto patas arriba con esa infalible “Máximo Exponente”. Una vez más, y pese algún momento más bajo por abuso de promo del nuevo lanzamiento de Lírico en solitario, así como por algún problema de sonido que se repitió en varias ocasiones durante su actuación, lo cierto es que la banda de Zaragoza volvió a salir entre vítores y manos en alto.

Aun nos dio tiempo a presenciar parte de la actuación que Berri Txarrak estaban dando entre los restos que habían dejado Extremoduro en el Auditorio. No les vino mal del todo porque arrastraron a bastantes fans de la banda de Robe Iniesta, y eso unido a que cada vez tienen un público mayor por todo el país pese a la barrera que puede suponer el idioma, hizo que a los de Lekumberri se les viese más que sueltos frente a un recinto tan enorme. Escuchamos temas de su último trabajo "Haria", así como un final de aúpa con "Ikasten", "Denak Ez Du Balio", y "Oihu", que sin duda caló hondo tanto en los seguidores de la banda como en los casuales que andaban por allí, y que quizás han descubierto en este En Vivo a una de sus nuevas bandas favoritas.

El cierre, con "Nightcall" de Kavinsky sonando nada más acabar la actuación de Berri, nos pareció la mejor forma de terminar un En Vivo Festival que ha sobrevivido a una edición complicada a causa de la malas condiciones meteorológicas, y que si la máxima que dice que lo que no te mata te hace más fuerte, es cierta, sin duda en 2013 volverá con más firmeza que nunca. Con un cartel variado para todos los gustos, y el aliciente de traer algún caramelo de índole internacional, parece que En Vivo se confirma como la gran alternativa para suplir al longevo Viña Rock como el dominador de los festivales que apuestan por el producto nacional de cariz urbano y popular.