/Crónicas///

Crónica: Territorios Sevilla - Sevilla (18/05/2012)

18/05/2012, Sevilla
7.3
7
Monasterio de La Cartuja (CAAC), 15.000-18.000 personas
Precio: 25/30/40 €
http://feiticeira.org/

LOS ENEMIGOS

 

John Wayne

Brindis

Esta mañana he vuelto al barrio

Paracaídas

Señora

Por la sombra

An-tonio

Quillo, he vuelto a nacer

Dentro

Sr. Correcto

Alegría

Me sobra carnaval

Ná de ná

La otra orilla

Desde el jergón

Septiembre

No amanece en Bouzas?

Yo, el rey

La cuenta atrás

 

Soy un ser humano

Complejo

 

Territorios 2012, edición número quince, ha sido un festival digno de elogio en cuanto a organización, en el que apenas se ha tenido que esperar colas para pasar de un recinto a otro, cambiar fichas, ir al wc o comprar bebidas. La nueva distribución de escenarios y el enorme número, quizá hasta demasiado, de personal atendiendo al público o marcando las zonas de tránsito han permitido un máximo de comodidad y fluidez. Muy buena nota en este aspecto. Por el contrario, algunas lagunas en la programación, la cierta profusión de bandas cuyo tirón, bajo nuestro punto de vista, es puramente comercial, y alguna gran decepción lastraron un poco el devenir de los acontecimientos. Pero comencemos por el principio…

OCASO DE INDIE POP NACIONAL

Tras un rápido cambio de abono por pulsera, nos encaminamos a uno de los escenarios medios, el ahora llamado Brugal, situado dentro de los muros monásticos. Es irónico que el que fuera escenario principal del festival haya quedado relegado a tercero en tamaño en sólo dos temporadas; síntoma del crecimiento de público exorbitado en las últimas ediciones. Allí, mientras toda la chavalada se quedaba fuera viendo a Falsalarma, algunos inaugurábamos el evento con Full, banda local de carácter netamente indie pop que comenzaba ante cuatro gatos para ver creciendo su público poco a poco. No lo hicieron mal del todo, pero quizá les superó un poco la épica que quieren insuflar a su música, y eso a unido a ciertos problemas técnicos que culminaron en la ‘explosión’ de un ampli resultó en un directo más bien tibio. Saltamos entonces a los jardines, en concreto al escenario principal, Territorios, para ver a uno de los reclamos principales del día, cuya única presencia es motivo de compra de entrada para muchos: Love of Lesbian. Los catalanes pisaban Sevilla después de varios años, según ellos mismos dijeron, y la marea de gente que atrajeron así lo atestiguó. No podemos negar que los de Santi Balmes son solventes en directo y tienen buenos temas, como “La niña imantada” o el himno “Club de fans de John Boy”, pero aún así la presencia de nuevos temas aún desconocidos por los fans quizá no terminó de encajar ante una afición que sólo quería cantar sus temas más conocidos. Nosotros, al llegar a la mitad, saltamos de nuevo al Brugal.

BAILE INTELIGENTE VS. OSCURIDAD DE POSTÍN

Tortoise estaban comenzando en aquel escenario al llegar nosotros. Se ha dicho que los americanos no son banda de festival, si no que la mejor manera de valorarlos es en teatro para así no perderse nada de sus múltiples matices melódicos y la eficacia con que el quinteto maneja sus instrumentos. Puede que de hecho sea cierto que se perdiera en sutilidad, pero los de Chicago lo suplieron con un repertorio altamente rítmico que quizá contrastó con la idea preconcebida de muchos de ser un grupo ‘intelectual’ para ‘intelectuales’. Dos baterías, guitarra, bajo, sintetizadores, teclados, un escenario abarrotado vamos, entre los que se movían continuamente John McIntire y los suyos para cambiar sus instrumentos, tocados con deliciosa precisión durante una hora, configurando así el primer gran concierto de Territorios.

Muy diferente al trazo de brocha gorda que siguió de nuevo en el escenario mayor. Trip-hop es sinónimo de oscuridad y elegancia, y si lo que tocaba era la interpretación de una de las obras mayores del género por parte de su creador, aún más. Pero a Tricky no le dio la gana de interpretar su mejor disco (con diferencia), y salvo una desangelada "Black Steel" y "Overcome", la actuación que se anunciaba en el cartel veló por su ausencia. Por el contrario, tuvimos al de Bristol haciendo lo que le vino en gana como para recochinearse, subiendo a gente a hacer el ganso a los dos temas para una versión del "Ace of Spades" de Motörhead, en lugar de mantener la tensión y el misterio que esperábamos. El tipo pareció más interesado en enseñar tableta de abdominales casi que en cantar, cosa que dejó a su acompañante femenina en más de una ocasión. Y en cuanto a ésta y sin entrar en conspiraciones, ¿era realmente Martina? Indignados, antes de la hora de duración se marchó y nosotros casi que deberíamos habernos ido antes.

QUILLO, HOY HE VUELTO A SEVILLA

Para quitarnos el mal sabor, nos dimos un paseo por el recinto recalando en el escenario más pequeño, Cadena Ser, donde tocaba el nuevo proyecto de Putolargo, La Groove. No duramos mucho, y al poco acabamos de vuelta en el escenario grande donde Amaral interpretaba en ese momento “El universo sobre mí”. Sigo teniendo mis reservas hacia la música del dueto, pero hay que reconocer que su buen puñado de grandes singles no se los quita nadie, y que Eva sabe moverse por el escenario y ejercer sus labores de frontwoman. Un buen concierto, pero las raspas y porrones comenzaron a moverse al Cruzcampo, y nosotros no podíamos hacer menos que seguirlos.

La actuación de Los Enemigos en Territorios suponía la tercera fecha de su gira de reunión y, al ser por ahora su única actuación por el sur peninsular, convocó a gran parte de los seguidores andaluces, extremeños y manchegos. Muchas camisetas de la banda, una media de edad en torno a los cuarenta años y un especial brillo en los ojos de todos los asistentes reflejaban que se trataba un concierto de hermandad y nostalgia. Pero aún así, había que cumplir con las labores de directo, y vaya si cumplieron. A la hora prevista, se encendió la luz sobre el escenario iluminando una enorme raspa y, al poco, subieron Fino, Chema, Manolo y Josele entre vítores que ya no pararon durante la hora y media de concierto. Sin más dilación comenzaron con “John Wayne” y siguió una auténtica colección de temazos clásicos como casi ninguna otra banda patria posee; con los cuatro enemigos dando lo mejor de sí (sigue asombrando la destreza de Josele y Manolo a la guitarra), sin muchos gestos hacia el público, sólo los suficientes aunque siempre sinceros. Momentos cumbre hubo varios, como la emoción que destilan tanto “An-tonio” como “Ná de ná”, enlazando esta última con “La otra orilla”, “Desde el jergón” y “Septiembre” seguidas. No sobró ninguna y se echaron falta muchas, pero entonces habría sido necesario un concierto de por lo menos el doble de duración. De todas formas, varios temas antes del final con “Complejo” ya sabíamos que era difícil que hubiese un concierto mejor en todo Territorios 2012. Gracias, Enemigos.

Después de esta experiencia, nos dirigimos otra vez al escenario Territorios para bailotear un poco en la dj set de Basement Jaxx, más para hablar del concierto de los de Malasaña que de otra cosa, pero siempre moviendo los pies ante los beats machacones de estos gigantes de la electrónica popular. En algún momento entre las cuatro y las cinco de la mañana nos marchamos. Quedaba un largo camino a casa y había que recargar las pilas para una segunda jornada que se preveía aún más movidita.


Ir a crónica Sábado 19 de Mayo



PUBLICIDAD