/Crónicas///

Crónica: Real Estate - Madrid (02/12/2011)

02/12/2011, Madrid
8.4
Alex Bleeker, Martin Courtney, Mathew Mondanile, Jackson Pollis y Jonah Mauer
8
Sala El Sol, Casi lleno
Precio: 15 / 18 euros

Beach Comber
Pool Swimmers
Easy
Green Aisles
Kinder Blumen
It’s Real
Three Blocks
Municipality
Suburban Dogs
Out of tune
Sunlight bathed the golden glow (Versión de Felt)
Younger than yesterday

BIS:
All the same
Fake Blues

Corren tiempos donde todo el mundo puede hacerse un disco en su casa tirando del estilo de moda y sin necesitar canciones con un gancho o una melodía que las hagan verdaderamente grandes. Con Real Estate eso no pasa, porque dentro de ese genial modernizaje del surf-pop que nos apresura durante los últimos tiempos ellos han contribuido con algunas de las mejores melodías. Algunas de las mejores canciones, con mayúsculas.

Abrir un concierto con un tema tan redondo como "Beach Comber" es algo que está al alcance de muy pocos, sobre todo por conseguir que nos sintiéramos en verano en pleno mes de Diciembre. Luego consiguieron lo mismo, y no sólo con sus primeras sorprendentes grabaciones, también con su reciente "Days". Así sonó lo más granado de ese nuevo cancionero, con especial mención en cómo la gente coreó "It's Real", como conmovieron las guitarras de "Easy" o como se dejaron para los bises la sensacional "All the same" con la voz de su bajista.

Incluso se atrevieron con una versión muy buena de una desconocida (para el que escribe) versión fidedigna del "Sunlight bathed the golden glow" de Felt que les quedó de cine. Aunque ciertamente, el final vino a recordarnos que se habían dejado cosas importantes en el tintero ("Atlantic City" y "Suburban Beverage", sobre todo) pero que un buen "Fake Blues" final nos contentaría.

Sorprendentemente la sala El Sol se llenó en esta fría noche, apoyando que la banda de Nueva Jersey (ahora de Brooklyn) son mucho más que una moda pasajera. Verdaderamente lo demostraron mucho mejor en sala que en su paso por Primavera Sound 2010, puesto que el sonido de la céntrica sala nos brindó con nitidez el perfecto pasto que forman las dos guitarras del grupo y su siempre certero bajista Alex. Todo encajó, y a pesar de que su música y estilo puede llegar a ser monótono en un concierto largo, consiguieron mantener la atención de todos con una dosis melódica perfecta.

Verdaderamente da gusto ver grupos así hoy en día, que no sólo son capaces de sacar buenos discos sino de crecer en directo a cotas muy altas. Real Estate siguen haciéndose grandes y que lo sigamos viendo, como vimos a Russian Red comprándoles "Days" encantada de la vida con su nuevo descubrimiento.