/Crónicas///

Crónica: Pony Bravo - Madrid (12/01/2012)

12/01/2012, Madrid
8.2
Daniel Alonso, Dario del Moral, Pablo Peña y Javier Rivera
8
Joy Eslava, Lleno
Precio: 15 euros

Es difícil para un servidor contar como fue el paso de Pony Bravo por Joy Eslava, porque el llenazo que cosecharon los sevillanos en una de nuestras salas favoritas hizo que la visibilidad y sonido que algunos tuviéramos fuese de todo menos interesante. Aún así, era algo inequívoco que Pony Bravo se hicieron grandes esa noche en la Joy.

Pony Bravo no practica un estilo fácilmente encasillable y ni siquiera podemos decir que sean un grupo sencillo en sus composiciones, pero parece que definitivamente han sido una banda que ha encajado con todo tipo de público. En la repleta Joy Eslava no sólo estaban los acostumbrados a este tipo de sonidos, pues la propuesta ya ha crecido hasta llevar a los curiosos y a los más poperos. ¿Raro? Si, pero no podemos más que decir que es algo muy merecido.

Los primeros compases del concierto se concentraron en su sensacional obra de debut, y ya sólo por eso ganó muchos enteros. Temas como "El piloto automático" o "El guarda forestal" sonaron muy cambiados en vivo, aunque la palma se la llevo "El Rayo" sonando en un tempo más repleto de "groove". El resto del repertorio pasó por "Un gramo de fe", claro, disco que no alcanza la grandeza de su debut pero que nos termina de presentar una personalidad apabullante de sus cuatro miembros.

Creo que si hay algo que podemos poner en lo más alto de las virtudes de Pony Bravo es esa valentía por sonar a sus ídolos (como decía "Ouija Fest") pero sin plagiar, sino tomando los ingredientes de todo para construir algo nuevo. Supongo que eso hace que temas tan extraños como "Noche de Setas", "Fullero" o sobre todo "La Rave de Dios" se hayan convertido en verdaderos himnos del sector más alternativo.

No podemos más que aplaudirnos por llenar una Joy Eslava que suele dictar sentencia con los artistas locales, y la de los sevillanos ha sido la absolución más absoluta.... y divertida con el spoken word de "Mi DNI" para cerrar un concierto para celebrar.