/Crónicas///

Crónica: El Páramo - Madrid (25/09/2008)

25/09/2008, Madrid
7.0
Jorge, Santi, Santi Ventreri y Macón
7
Art Brut (Midnight), 1/4
Precio: 3 €

Lo primero es lo primero. Dar las gracias a la sala Midnight-Art Brut, por la excepcional programación que está ofreciendo y por la iniciativa de no cobrar alquiler en los conciertos, y por otro a la organización, por permitirnos ver a tres grupos al tan ajustado precio de tres euros.

Llegué relativamente tarde, prácticamente al final del concierto de Muerdelágrimas, pero lo suficiente para ver a una banda muy solvente en directo. En la sala no cabía un alfiler, fruto del precio y supongo de que eran una banda que movía bastante gente. Su post-metal me llegó rápidamente, pero prefiero reservarme una opinión más elaborada, para la próxima vez que toquen, en la que espero llegar a tiempo, porque me dejaron con ganar de verles.

Lo de Costacurta no se si fue mala suerte, pero no funciono bien. Tardaron un tiempo que se me hizo una eternidad en disponerse a tocar, ello además unido a que se fue una buena parte de la sala tras Muerdelágrimas. La propuesta ruidista de Costacurta no llegó al público, cuando además tuvieron la mala suerte, de que el segundo guitarra rompiese una cuerda, lo que resto ritmo a un concierto, que por la propia idiosincrasia de su música, Costacurta, requerían. En otra ocasión será.

El Páramo presentaban disco. Y tan presentaban disco, que el disco salió a la venta en el interludio entre Costacurta y El Páramo. Lógicamente no me dio tiempo a escucharlo y a aprenderme los títulos de las canciones, cosa que ya he hecho. Disco notable, con la única crítica de que, quizás, algunos temas se estiren más de la cuenta, pero que estará entre lo mejor editado por estos lares a final de año. En cuanto al concierto, El Páramo, estuvieron muy bien. Si durante la semifinal de la eurocopa me desplacé ex-profeso a la sala La Boite para verlos y salí un tanto decepcionado, porque les vi algo fríos y con un sonido deslavazado, en Midnight mejoró mucho la cosa. Percibí a la banda mucho más entregada y esta vez si, hicieron que mi cabeza se agitara, durante las subidas de algunos temas. Lo único malo fue lo ajustado del horario.

Cuando sonaron las doce campanadas pegaron encendida de luces y el concierto se corto de repente, para que la tropa supuestamente alternativa, que no va a conciertos, pero que si toma copas, poblaran la sala Midnight. No fue culpa de la sala, porque bastante hacen con facilitar tanto las cosas, sino más bien un problema de ajuste de horarios. Es lo malo que tienen los conciertos de tres grupos, cuando tienes horarios ajustados. En cuanto algo sale mal, lo padece el último grupo, que además, en este caso, eran los principales.

A El Páramo los veré dentro de poco como teloneros de Lvmen, dónde podrán ofrecer un concierto más completo y espero poder volverme a cruzar con los Muerdelágrimas, por el circuito madrileño. Por lo demás, animar a que este tipo de eventos, a estos precios, se produzcan más a menudo, además con tan buena respuesta del público.