/Crónicas///

Crónica: Nebula - Madrid (27/01/2010)

27/01/2010, Madrid
5.8
Tom Davies, Jimmy Sweet y Eddie Glass
5
La Boite, 2/3 de sala
Precio: 15 / 18 euros

Nebula es uno de esos grupos del sonido stoner que no suele defraudar en sus múltiples visitas a España, pero alguna vez tenía que ser la primera. Esta gira de tres fechas (Madrid, Burgos y Hondarribia) nos mostró un trío con demasiada desgana y sin un batería nuevo a la altura del pasado de Nebula con Rob Oswald (Karma To Burn) o Rubén Romano (ex Fu Manchu).

Por lo menos las ganas de Lex Makoto ejerciendo de teloneros dejó el pabellón bastante alto en cuanto a eso de ponerle pasión al asunto. Se defienden mucho mejor en directo, dando rienda suelta a la suciedad y fuerza de la que su disco adolece. Su cantante es un verdadero torbellino, incitando a la gente al movimiento constantemente, mientras la sección instrumental sonaba bastante bien. Esperemos que haya mas ocasiones de telonear bandas de este estilo, aunque seguro que una banda mucho más movida como Fu Manchu o Hermano (de los cuales lucía camiseta su cantante) serían mas apropiados para una banda de mucho movimiento.

Eddie Glass apareció como capitán de unos Nebula algo extraños. Yo era la primera vez que los veía, pero todas las críticas y comentarios de sus actuaciones recientes en la sala El Sol y ejerciendo de teloneros de Monster Magnet hacía presagiar muchas ganas y mucha fuerza. Al final fueron pasando los temas sin pena ni gloria, con un muy buen sonido si te situabas en el centro de la sala (si tiendes hacía el lado del bajo, la cosa cambia), con un repertorio irregular muy centrado en "Heavy Psych" y con unas ganas muy centradas en acabar el concierto cuanto antes. "Search And Destroy" de Iggy & The Stooges estuvo muy curiosa en clave stoner, eso si.

No sabemos si la mala noche de Nebula se debe al jetlag del que hablaba el bajista Tom Davies, del evidente bajo estado de forma físico que fácilmente podríamos achacar a sustancias alcohólicas y de otro tipo o que su nuevo batería, Jimmy Sweet, andaba muy justito para la gira. Yo que no los había visto antes puedo decir que la actitud apática del trio puede no ser definitiva para dar un mal concierto pues sonaron bastante bien y se puede decir que "cumplieron". Sobre su batería, aunque no fuera nada del otro mundo estuvo correcto, pero todo el que ha estado viéndolos antes me decía que nada que ver con Rob o con Rubén. Vamos, que un concierto correcto a pesar de todo, pero cortísimo y abandonado para una banda de la talla de Nebula. Sin ganas de convencer, sea por lo que sea.