/Crónicas///

Crónica: Marlango - Madrid (27/03/2010)

27/03/2010, Madrid
7.3
Alejandro Pelayo, Leonor Watling, Óscar Ybarra (Manuel Bagües, Gonzalo Maestre, Vicent Huma, Jorge Drexler, Suso Saiz, "Campi"...)
7
Teatro Circo Price, Mas de la mitad del aforo
Precio: 20 / 25 €

Too Many Ways
White Noise (Secret Sound)
Hold Me Tight
Thank Someone Tonight
Never Trust Me
Wrong Way
Nico
Let The Sky Fall
No Mires a los Ojos de la Gente
Lullaby
Pequeño Vals
Every Now Is Past
I Don't Really Want To Know
The Answer
Shout
Silence (In This Area)
Play Boy Play
Dance, Dance, Dance
The Long Fall

You Won't Have Me
Take Me
Shake The Moon
It's Allright

Si me hacen la pregunta en el momento de la confirmación de las fechas y grupos del Heineken Music Selector jamás habría apostado porque el concierto de Love Of Lesbian del jueves pasado hubiera registrado un soldout tan rotundo, mientras que el de Marlango (en viernes) atrajera a tan poco público. En estos tiempos que corren para la música, es mucho más importante hacerte ver con conciertos, y no tanto llevar consigo una máquina de promoción en medios mas generalistas como la que llevan Marlango. Está claro que la banda madrileña ha ido poco a poco llegando a dónde están, comenzando por Subterfuge y llegando a Universal, pero parece que su momento actual puede ser algo titubeante en cuanto a la respuesta del público más generalista, que al fín y al cabo es el más variable y el menos fiel.

A Aaron Thomas le dio un poco igual todo esto, aunque parece que ahora comparte mucho con los propios Marlango. Él salió acompañado de su inseparable corista Rebecca Lander y el genial Abraham Boba, a presentar los temas de su nuevo disco "Made Of Wood", sin preocuparse demasiado por lo que ocurría más allá de las primeras filas. Aunque no hemos tenido demasiada oportunidad de catar dicho álbum, es cierto que echamos demasiado en falta la presencia de sus habituales baterista (Jorge de Doss y Nudozurdo) y contrabajista (Javi de Ainara Legardon y Dead Capo). La propuesta fue excesivamente desnuda para una labor de telonero que ya de por si se mostraba complicada, pues la mayoría del público se resumía en seguidores de Marlango a muerte y en gente que había venido a cubrir expediente (y que naturalmente, se pasaron el concierto charlando, como ya nos vienen acostumbrando). En momentos animados llegó a calar con la audiencia, pero si queremos disfrutar de su ya demostrado buen hacer nos pasaremos en abril por el Teatro de la Casa de Vacas.

Con Marlango puntuales encima del escenario nos ocurrió algo similar en cuanto al publico. La gente permaneció sentada en las gradas durante todo el concierto y mientras la mitad del medio aforo que registraba el foso se ponía a charlar cerveza en mano, el otro aplaudía y saltaba cada movimiento de la Waiting. Una mezcla de devoción y pasotismo al que indudablemente ha ido tendiendo Marlango, desde que en 2004 callaran muchas bocas con un sensacional debut.

Los tiempos han cambiado, y se han acordado muy poco en su repertorio de ese disco. Empiezan directamente con ese acercamiento al pop que es el reciente "Life In The Treehouse", con "Too Many Ways" y "White Noise", que la verdad quedan mejor en vivo. En seguida "Hold Me Tight" sabe sacar un poco la cabeza, pero no es hasta "Never Trust Me" dónde parece que la banda de Leonor Watling va tomando presencia. Se abrió la veda de los molestos "Te quiero" y "Guapa" a Leonor con la lenta "Wrong Way", que llevó a los momentos mas íntimos del concierto. Se trataba de Leonor y Alejandro sólos en el escenario interpretando una version especial y sensacional de "Nico", que despues se completó con guitarra y batería de "Let The Sky Fall" y del "No Mires A Los Ojos de La Gente" de Golpes Bajos.

Oscar Ybarra volvió a escena junto con el resto de la banda y parece que de golpe le subieron el modesto volumen del que tuvo que servirse durante toda la noche. Muy bien la juguetona "Pequeño Vals" que supuso la unión de los mejores momentos de la noche, con apenas "I Don't Really Want To Know" y "Play Boy Play" (con Jorge Drexler algo perdido en la letra) como bajones momentaneos de calidad. Muy buena "Everyone Is Past", sensacional aportación de Suso Saiz dándo un poco de locura a "The Answer" y "Shout" para rematar del todo con un tema tan gigante como "Silence (In This Area)". Una hilera de canciones y momentos que justificaron el porque hay que seguir confiando en el buen hacer del trío.

Con el single "The Long Fall" triunfando entre un público mucho mas metido en el concierto se despidieron momentaneamente. La entrega de todos los miembros de la banda fue absoluta, llegando hasta las dos horas de concierto sin apenas descanso. Algo digno de mención en los tiempos que corren, y en los precios que se pagan. Los bises fueron cuatro, y entre ellos no entendímos como se pudieron olvidar de temas como "Madness", "Gran Sol", "Once Upon A Time" o "Electrical Morning"... Al menos la incomensurable "It's Allright" supó brindarnos una versión única con todos los colaboradores de la noche en escena, tras haber paseado Leonor una desgarradora versión de "Shake The Moon".

Un concierto que fue claramente de menos a más, pero que pudó haber ido aún mas arriba. El público fiel que apoya a los grupos en mayor cantidad es ese que explora música nueva y que no se cree las habituales radiofórmulas. El que huye de los generalismos prestablecidos. Que se lo digan a Love Of Lesbian, que por otro lado al que escribe no le parecen mejores que Marlango.