/Crónicas///

Crónica: Indyspensable - Madrid (07/06/2008)

07/06/2008, Madrid
8.5
9
Auditorio de Villaverde, 3000 personas aprox.
Precio: gratis

Segunda jornada del festival Indyspensable de Villaverde, esta vez con una cita indiscutible: la única fecha en España y una de las pocas de este año de la banda sueca The Soundtrack Of Our Lives (OEOC).

Pero antes, nos perdimos el power pop desenfadado de Charades. Una pena. Al menos llegamos a tiempo de encajar la actuación de los también madrileños Layabouts. Su trabajo de estudio ni sorprende ni innova en absoluto, pero es cierto que su directo es bastante diferente. De hecho, su sonido de revival garajero se transforma mas en un punk pop bastante mas acelerado y potente, gracias en parte a los dos miembros de la banda que mas marcan las diferencias: la ágil batería de Vito y el colchón de sintetizadores de Martí. Veremos las nuevas canciones en estudio, quizás sea cuestión de demostrar esa fuerza en el nuevo disco.

Los siguientes fueron otros con mejor directo que disco, y eso que “80.81” ha sido un gran soplo de aire fresco para el panorama. No son negros, pero han sabido poner en el panorama indie toda la gracia de James Brown, de Sly y de Hendrix. Para esta gira (estarán en el Rock In Rio, por ejemplo) se han llevado consigo una sección de vientos que termina dándo el toque definitivo a un directo arrebatador, festivo y cercano. The Right Ons salieron victoriosos en el Indyspensable, como seguramente les ocurrirá en Sonorama, Rock In Rio Madrid, …

El de The Soundtrack Of Our Lives tenía pinta de ser un concierto algo desubicado entre actuaciones aparentemente mas festivas como las de The Right Ons y Krakovia. Pero los suecos demostraron en una escasa hora que en tablas no les ganaba nadie de todo el festival. Para rellenar dicha hora no sólo tiraron de repertorio habitual (el momento mágico de “Nevermore” u otras como “Towers Of Babylon” incluídas), sino que además abrieron boca con temas de su inminente nuevo disco, en la faceta rockera que siempre demuestran en directo. Su cantante Ebbot, enfundado en un traje “de hombre obeso” a lo Homer Simpson, además dio una lección de repertorios de front man: ahora me dedicó a cantar y gesticular, ahora me bajo al foso… En definitiva, con el disco en la calle deben volver, pues con la hora y poco del Indyspensable no tenemos ni para empezar.

Para acabar, Krakovia prometía ser un fin de fiesta propio de un sábado festivo, pero al menos a un servidor le defraudó el concierto. Vale que todo el puntillo rock que desprende su disco quede en directo mucho menos artificial (a pesar de un sonido de batería poco natural), pero todo el juego que esperaba de la dupla de cantantes no acompañaba a versiones tan sucias como la de “We Are Born In Your City”. Concierto muy frío, a pesar de lo cardíacos que estaban en las primeras filas con el vestido rojo de la señora Vinila Von Bismarck.

Para cuando Krakovia hacían su bis, el viento y el frío habían hecho una presencia muy seria. Ni con esas se empaña un festival que hay que agradecer año tras año al distrito de Villaverde.