/Crónicas///

Crónica: Fuentes, Eric - Madrid (09/05/2013)

09/05/2013, Madrid
8.3
Eric Fuentes (Joan Thelorious y Bernat Sánchez)
8
Costello, Medio aforo
Precio: 8 / 10 euros

Parece que fue ayer cuando vimos por primera vez en directo a Eric Fuentes, pero son ya muchos años disfrutando su particular manera de entender el rock y el show como tal. Atrás quedó el nombre de The Unfinished Sympathy y el bueno de Eric ha seguido tirando del carro siempre haciendo lo que le ha ido la gana. Si en sus discos sólo firmados a su nombre se había atrevido a sacar todo su arsenal de música variada, cuando se justaba al lado de El Mal había conseguido hacernos recordar a su banda de toda la vida. Ahora llega este "Copper & Gold" y se lanza de golpe a otro terreno bien distinto, el de la desnudez del piano, la guitarra eléctrica y su voz.

Esa austeridad de componentes, que el propio Eric reconoció era simplemente fruto de un intento del esfuerzo económico que tan de moda está, no medro en absoluto una actuación que volvió a enseñarnos que lo de Eric en vivo es una victoria asegurada. Es cierto que algunos de sus más fieles seguidores no habían aceptado del todo ese cambio estilístico en unas canciones que no dejan de ser composiciones "Made in Fuentes" al 100%, si dejamos de lado la ausencia de distorsión y baterías. Uno se da cuenta en cuanto escucha unas pocas veces "Copper & Gold", pero mucho más cuando tiene delante a Eric con su habitual gracejo y desgarradora voz.

Las armonías y melodías que consiguen entre él y sus dos compañeros (Bernat Sánchez al piano y Joan Thelorious a los efectos de guitarra) son todo un espectáculo. Comenzó el repertorio soltando de hecho lo mejor del disco en la primera mitad del concierto, con la preciosa "You Must Have Been Crying Again" por bandera y las suculentas versiones de "Brotherhood", "Deep Diver" y "Names To Towns" siguiendo de cerca. No lo había pensado antes de escribirlo, pero quizás son el mejor ejemplo de canciones que tocadas en formato banda de rock al uso sonarían como si estuvieran incluidas en "Rock For Food", por ejemplo. Por el otro lado nos tenemos que quedar con la divertida "Drop Me A Line", con ese rollo vintage que llevan ya consigo los SMS en plena efervescencia de los Whatsapp y los Facebook.

El resto del repertorio era una declaración de principios, no hubo repaso a su cancionero en solitario fuera de este último disco, aunque si un par de versiones punk para no parecer unos aburridos. Primero una de Misfits, luego una sensacional "God Song" de Bad Religion que nos dejó toda la noche con la melodía en la cabeza. Además, aunque está incluida en este "Copper & Gold" sonó una "It Was A Very Good Year" de Sinatra algo más lineal.

Se puede decir que una vez más Eric se metió a todo el público en el bolsillo, a pesar de que es inevitable pensar que le es más sencillo hacerlo con una guitarra eléctrica sonando al máximo. Como regalo los bises que nos dejó fueron  dos de The Unifinished Sympathy, así que todos pudimos cantar "Prayers For Time" y "Your Weight on my Shoulders" mientras sonreíamos. Para cerrar el único recuerdo a Eric Fuentes & El Mal con "Death & Above". Hay cosas que no cambian y lo de ver a gente como Eric Fuentes en directo es tan gratificante como siempre.