/Crónicas///

Crónica: Fountains Of Wayne - Madrid (17/01/2008)

17/01/2008, Madrid
5.8
Schlesinger, Collingwood, Young y Porter
6
Joy Eslava, Lleno
Precio: 18 €

Así a bote pronto no parecía que los tiros de un concierto de toda una banda como Fountains Of Wayne iba a ir hacia un concierto de un grupo de un sólo éxito. Diría más bien que una banda de su talla debería presumir de hits al igual que de un par de discos de altísima factura, pero no se si fue cosa del ambiente (momentos antes era buenísimo y a las dos canciones se torno a gélido) o de la propia banda pero la cosa no cuajó en su cita madrileña.

Buenísima entrada en Joy Eslava, buena puesta en escena (con la rueda grande de luces detrás, tal cual hizo Sexy Sadie en su despedida por ejemplo...) y aún mejor predisposición del publico en los primeros compases de una buena "I've Got A Flair". Suficiente para poder hacernos pasar un rato agradable, como lo fueron "No Better Place" o "Denise". Pero a pesar de ese buen sonido y ejecución de temas bastante redondos, el powerpop de los neoyorquinos no encontraba el sitio y poco a poco se diluía dejando pasar oportunidades, como "Mexican Wine" o "Someone To Love", un set acústico-folk con "Hey Julie" incluida o la reciente "Yolanda Hayes", para meter a la gente en un concierto cada vez mas desangelado.

También es cierto (y curioso) que estos cuatro músicos expertos y de supuestas tablas logren transmitir tan poco con un público que había acudido a la cita en mayor numero del esperado. Especialmente curioso lo del par de geeks principales que son Chris Collingwood a voces y guitarra - transmitió mas haciéndose el graciosete entre algunos temas que cantando las importantes letras del grupo- o Adam Schlesinger al bajo - más que la pieza básica parecía un mero gregario que se limitaba a tocar.

Claro que toca decir la verdad de como acabó el set normal. Ahora toca levantar un público dormido (sin hacer muchos aspavientos a poder ser) y ponerle a cantar usando una recta final bastante mejor llevada con "Stacy's Mom" primero y luego "Radiation Vibe". La primera puso a cantar a todos los críos del lugar (y a los no tan críos) mientras la segunda consiguió poner a botar a los powerpoperos clásicos como si de dos goles en el último minuto (y de penalty injusto) se tratasen. El remate final fue una musculosa "Survival Car" que dejó la euforia tan alta que sólo cabía esperar una continuación cargada de fuerza en los bises para olvidar la anónida mitad de set.

En contra de lo esperado nos tenemos que topar con los peores momentos de todo el concierto, cuando se empeñaron en hacernos colar su espíritu folk de "Seatbacks And Traytables" junto a su faceta más callada entre el sopor generalizado. Se volvieron a marchar entre el temor de que la cosa quedara en un final tan lamentable, pero finalmente volvieron con un segundo bis de tres temas. Como si de una montaña rusa se tratara decidieron pasar a las eléctricas y al verdadero power del powerpop: "Traffic And Weather" suena muchísimo mejor en directo y la garra de una "Sink To The Bottom" no especialmente lúcida bastaron para maquear el resultado y salir con el aprobado justo.

Buena recta final de set y bises para un grupo que a estas alturas no debería maltratar a sus seguidores con conciertos tan carentes de garra, comunicación y sobre todo pasión. Es lo que tiene ser un nerd.