/Crónicas///

Crónica: Festival Cultura Inquieta - Getafe (17/07/2014)

17/07/2014, Getafe
8.4
8
Plaza de Toros, Mitad
Precio: 25 euros

Si en la crónica de la jornada anterior hablábamos de que el concierto de Manu Chao era claramente el de mayor calado para el público general, el que debía mantener la atención para cualquiera con ansia de conocer la verdadera historia de la música contemporánea era el de Clinton y su dupla Funkadelic y Parliament. ¿Por qué él y sus dos formaciones? Porque fueron clave el devenir de un género como el funk, que ahora está a la orden del día en cualquier campo musical: desde la radio fórmula hasta las nuevas formaciones. El legado de George Clinton como músico y como productor es indescriptible, en lo primero en la discografía de las formaciones mencionadas o en lo segundo siendo el padrino de bandas como Red Hot Chili Peppers, Fishbone

Había opciones ganadoras, pero la de comenzar el concierto con “Cosmic Slop” fue sin duda alguna la mejor opción posible para caldear el ambiente. Para ser justo fue una verdadera pena que el propio George no entró en escena nada más que para los últimos minutos de la extensa canción, pero entre los 5 coristas y casi 10 músicos se bastaron para dar vida a uno de los mejores temas Funkadelic. Así, todo el inicio de set fue memorable, con un repertorio que incluyó “Mothership Connection” y “P. Funk (Wants To Get Funked Up)” en sus versiones más progresivas.

Poco queda del George Clinton que todos conocimos con su pelo alargado y grisáceo, ahora el padre del funk viste de traje elegante aunque se adorne la cabeza con un gorro verde que mantiene el contrapunto extravagante. Se mueve poco, y hasta se sienta en buena parte del show mientras asienta la cabeza, pero a fin de cuentas George si destacó por algo es por su capacidad compositiva y no tanto por sus virtudes encima de un escenario.
De entre toda la multitud que acompaña esta nueva versión de Parliament / Funkadelic destacamos a Kendra Foster como cantante solista y corista con una buena dosis de magnetismo, a Garrett Shider como guitarrista/cantante, al alocado corista y bailarín Robert "Pnut" Johnson, el gigante trompetista Bennie Cowan y a una solida base rítmica que sostuvo el concierto (por no hablar del nuevo Mr. Nose). Una “Maggot Brain” de más de diez minutos como la que consiguieron no se consigue con mimbres de segunda clase.

“Free your mind and your ass will follow” y “Flash Light” fueron tres de los mejores ejemplos de cómo el concierto, pese a no contar con un aforo tan vistoso como el de Manu Chao el día antes, había pasado a gozar de una más que notable comunión público-músicos. Tras cerca de tres horas de concierto fue fácil salir con una sonrisa en la cara y algo de agujetas en el culo, la mejor manera de afrontar una noche de verano en suelo madrileño.