/Crónicas///

Crónica: Ferrara Fest - Madrid (05/06/2009)

05/06/2009, Madrid
7.0
7
Circulo de Bellas Artes, 300 personas aprox
Precio: 12 €

Otra nueva edición de Ferrara Fest en el Círculo de Bellas Artes, tras una edición previa magnífica en cuanto a afluencia de público y en cuanto a la calidad de las actuaciones. Esta vez, en edición veraniega, hubo menos suerte en ambos casos. Mucha menos gente, entre otras cosas influye por las 40.000 personas que estaban en el Calderón viendo a AC/DC. En lo musical, la baja de Elastic Band así a última hora, dejó muy desnudo el cartel. Sus sustitutos Caín & Abel junto a otras bandas como Rip KC vistas recientemente tenían difícil superar el exitazo de las actuaciones de Rosvita o Ginferno de la primera edición de Ferrarafest en el Círculo de Bellas Artes. Por ese aspecto lúdico de las mismas triunfaron en la edición previa, impedido esta vez por un orden elegido peor para esta edición veraniega.

Por motivos automovilísticos (en Madrid es algo habitual, si) nos perdimos la primera banda, los chicos siempre cumplidores de The Joe K-Plan. Los que ya los habían visto me dijeron: "bien, como siempre". Los que no: "no veas, que máquinas". Con lo cual confirmo que eran una banda festiva para según la gente fuera viniéndose arriba con la llegada de la madrugada.

Mejor como comienzo la densidad de Rip KC quizás. Estos son buenos también claro, pero entre ellos y Nudozurdo nos amodorraron algo mas de lo esperado. Los primeros más que nada por qué su psicodelia de raíz stoner entra bien sólo cuando vas predispuesto a ello, que "Spingüolf" es un buen disco pero de esos que tampoco apetece ponérselo a cualquier hora. Tuvieron problemas con los acoples y un poco más de potencia los habría venido de perlas, pero estuvieron bastante correctos.

Mucho peor Nudozurdo, que iban como pseudo cabezas de cartel, pero que terminaron siendo los peores de la noche. Antes de nada, comentar el sobresfuerzo de su cantante, Leo, por actuar aquella noche aún teniendo unos problemas grandes de cervicales. Eso ya es digno de aplauso. Otra cuestión para exculparles es que a su directo deslavazado le viene enormemente mal un sonido poco nítido y muy empastado.

Aparte de todo ello, reconozco que habiéndolos visto ya dos veces en vivo con este "Sintética" no han conseguido convencer del todo con la propuesta. La sección rítmica esta pletórica de Doss se nota que sabe bien su cometido. En cuanto a las guitarras, la complicada voz de Leo y el concepto abierto de las canciones ya no pensamos igual.

Su sonido es una especie de quiero y no puedo por llevar el sonido del disco a un concepto más vivo. La idea es buena, y supongo que el resultado a veces será mejor y otras peor, pero la otra noche ni con "El Hijo De Dios" ni con "Ha Sido Divertido" consiguieron mucho. A ver que tal los sienta el concierto del FIB en un escenario grande.

Dead Capo fueron de menos a más en su posterior concierto. Como de menos a más fue el volumen de público que fue abandonando el recinto. Centrándonos en lo primero, en el concierto en si mismo, afectó seriamente que los temas del inicio de actuación fueran todos adelantos de su próximo disco, que aunque pintan a la altura de los de siempre no causan lo mismo que cuando suenan cosas como "Capuccino Commotion" al final del concierto. Se quedaron sin tiempo para tocar "Atraco a las 3" o "Charada" de Mancini, pero probablemente sólo por la ejecución de cada uno de los miembros de la banda fueron lo mejor de la noche.

Javi estrenaba contrabajo en plan mini siendo el que más problemas de sonido tuvo. El resto en su sitio perfectamente, con un sonido de saxofón limpio y claro que resonaba muy elegante en la sala de columnas.

Por contra, la corta actuación de Caín & Abel como sustitutos de Elastic Band inundó la sala de gamberrismo y de desorden. Lo opuesto totalmente al jazz experimental y preciso de Dead Capo, gustó más por eso de ser incendiarios que por las canciones en si mismas. De hecho, volvemos a insistir que mucho mejor cuando van de White Stripes que cuando intentan crear cosas más "experimentales".

Todo terminó con el guitarrista de la última banda jugando al fútbol con su guitarra, que al final de eso se trata el rock: liarla y pasarlo bien. Esperamos que haya más ediciones como éstas dos.