/Crónicas///

Crónica: Elecktra - Madrid (22/04/2006)

22/04/2006, Madrid
6.0
E. Reyes, N. Santos, J. Poveda, P. Valero, J. Parra, J. Vila
6
Heineken, 3/4
Precio: 10 € + 1 de comisión

Esta era la cuarta vez que me bajaba a Madrid, después de haberlos visto otras tres veces a uno de mis grupos favoritos, los Elecktra después de sus actuaciones en Metro Rock, presentación de Dual y en la hecatombe-festival de Festimad el año pasado. En esta ocasión se presentaban ante su público madrileño como broche a la serie de conciertos de su segundo disco con el actual vocalista, con Síntesis como teloneros y bastante más medidos que en anteriores ocasiones.

Los Síntesis estuvieron bastante bien, sobre todo el cantante. Tiene muy buena voz. Ahora, lo que tenía de buena voz, en estos momentos, le falta de presencia en el escenario. Quizás con más conciertos y más tablas solucionen el problemilla, porque apuntan buenísimas maneras. Practican una música muy accesible, y a la vez, comercial y fresca dentro de la corriente del alt rock-metal. Incluso puede decirse que pese a no usar todos los canales de sonido del equipo como luego hicieron los Elecktra, sonaron mucho más nítidos.

En cuanto a Elecktra, empezaron sonando con deficiencias, aunque poco a poco fueron encontrando su sitio. En especial Enrique Reyes no lograba encontrarle el punto a su voz, pasándole más o menos lo mismo que en su aparición televisiva en iPop, recientemente. Poco a poco fueron sonando mucho mejor, hasta encontrar su sitio, tanto la voz de Enrique como los técnicos de sonido. En mitad del concierto tocaron siete canciones del nuevo disco seguidas, que todavía no ha salido y que no ha podido escuchar la gente y que les va a producir/les está produciendo Jorge Escobedo, Ex-Sôber y actualmente en Skizoo, y que por cierto, andaba por allí al lado nuestro defendiendo sus “dineros”. Unos dirán que demostraron ser muy valientes y que demostraron confianza, con esta andanada con los nuevos temas. Yo diré que fue un absoluto error, vistos los resultados y que cortaron peligrosamente el concierto. Además mucho me temo que, al menos por la impresión que me dieron en directo, los nuevos temas no mantienen el nivel de los dos anteriores álbumes. Dato cierto: había casi más gente charlando entre ellos entre ellos cuando tocaron una en acústico, que escuchándolos a ellos. La voz de Enrique aparece menos recargada, pero son canciones que, en general, repiten demasiado el estribillo.

Ahora, cuando acabaron la parte en castellano y empezaron con Podium o 1.9.7.9 Jackpot, el concierto ya fue otra cosa, con los pogos en primera línea y demás. Los bises con Lost Highway, Ursula Andress y Wrong Way (cierre) muy bien. Son sólo dos discos pero hay que decir que, sobre todo los temas del primer álbum, ya suenan como verdaderos clásicos.

En total, tocaron 22 temas; siete de Portrait (1.9.7.9. Jackpot, Betisha's World, Farenheit, Podium, Reykjavik, Ursula Andress, Wrong Way), ocho de Dual (Horror Vacui, Dual, Bamboo, Bubble Jail, Irreversible 21, A Quiet Dialog, Bon Melange, Lost Highway) y siete del nuevo (Nada que perder, Enero, y otros cinco temas nuevos más).

En definitiva, que el concierto tuvo dos partes, lo antiguo muy bien recibido por el público, y lo nuevo, con frialdad. Un poco largo de más el concierto (hora y media), algunos dirán que de agradecer, pero a estas alturas yo no creo que tengan tanto repertorio para aguantar esa duración y quizás con menos temas del nuevo y no todos seguidos, el concierto hubiera ganado muchos enteros.. Según me han comentado, a la promotora hay que achacarle el excesivo precio de las entradas, para un concierto de estas características (10 euros + 1 de comisión). Muy bonito el juego de luces y las proyecciones, que trajeron para la ocasión, en especial las del volcán en erupción. Ahora ellos se lo curraron enormemente, dándolo todo en el escenario y me alegro muchísimo que un grupo como Elecktra congregase a más de 600 personas, según Ticktackticket. Escucharemos el nuevo disco con el deseo de que la primera impresión no se vea reforzada y la esperanza de que alcance el nivel de Dual o del excepcional Portrait.