/Crónicas///

Crónica: La Débil - Sevilla (01/03/2012)

01/03/2012, Sevilla
8.6
Ojo, Pablo, Marcos, Rubén, Borja
9
CICUS, 40 personas (un cuarto)
Precio: 3/6 €
http://feiticeira.org/

El Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla sigue a la cabeza, dentro de la ciudad de Sevilla, en cuanto a la programación de artistas nacionales debutantes o en alza que apuestan por el riesgo y el compromiso artístico como mayor seña de identidad. En esta ocasión, La Débil fueron los encargados de inaugurar esta nueva edición del ciclo 2+1 que se prolongará durante cuatro fechas en Marzo.

Los de Torrijos y Madrid aparecieron sobre el escenario del alargado y estrecho auditorio ante unas cuarenta personas, algo despistadas, sentadas de forma dispersa que apenas llenaban poco más de la cuarta parte de su capacidad; pero en cuanto comenzó a chirriar la maquinaría analógica, bajo y percusión, y Marcos empezó a golpear un trozo de chapa a ritmo de martillo anunciando los primeros acordes de la brutal “Uralita”, varios ya saltamos a los laterales o al pie del escenario.

Y es que si ya era difícil resistirse ante el primitivismo industrial y la violenta intensidad de las canciones recogidas en ‘Sángrala’, en directo la experiencia se multiplicó por diez como mínimo: golpes, gritos aulladores, distorsión, descargas, todo en un caótico orden que hicieron que, al terminar este primera y extensa pieza, de las centrales del álbum, ya nos hubieran ganado a todos. Mención a la total compenetración entre batería y percusión, en eterna comunión de ritmo.

Alcanzada la excelencia ya de primeras, había que echarle ganas y mantenerla durante hora y pico, y vaya si lo consiguieron. Continuaron con el tema que da título al álbum y así empezaron los cambios de instrumentos, el entrecruzado de cables y problemas con los pedales, llegando a dejar de funcionar en algún momento incluso. Pero la sensación no variaría ni un ápice: temas algo más inmediatos como “Camión” o “Averigua Cuál” fueron entrelazándose entre interludios mordientes y alguna ‘coplilla’ siniestra a manos de Rubén, y siempre en perpetuo crescendo.

No hubo representación de su debut 'Lucha Perro', pero el segundo disco cayó entero, del  que las piezas más largas y progresivas acapararon protagonismo: la lánguida y reflexiva “Qué quieren” y, evidentemente, esos veinte minutos de jam maquinal y desquiciada que es “Rite Rite”, con la que parecían que iban a terminar hasta que sacaron el bidón azul y la emprendieron con “Flor de Azafrán”, entonada por el batería Borja.

El triunfo les hizo salir para un bis que casi ni ellos se creyeron, y en poco más de dos minutos se despidieron con el punk de “Ten cuidado”, con el que rubricaron una noche de una autenticidad y arrojo poco vistos. Uno de los bolos imperdibles de la temporada en definitiva, así que atentos a si pasan cerca de vuestra ferretería habitual.