/Reseñas///

Reseña: Wavves - Life Sux EP

http://feiticeira.org/
Life Sux EP
8
7.8



Ghost Ramp [2011]
Banda: Nathan Williams, Stephen Pope, Jacob Cooper (Bethany Cosentino, Damian Abraham)

Olvidémonos de ese Wavves portavoz del noise garajero (o habitacionero) que inesperadamente se hizo un hueco en el indie con sus primeras grabaciones. El camino de la melodía le ha llevado a un pop-punk electrificado y heredero de los 90, que, tras King of The Beach, vuelve a tener peso en un EP, aún más domesticado.

Este se abre con "Bug", perfecto single que recoge su esencia simplona, un indie-rock 80-90's sintetizado en riffs distorsionados, melódicas lineas de bajo y una sensación de mezcla bastarda entre Nirvana y Blink 182 con Dinosaur Jr de mediador. No sabemos si la segunda influencia la reconocerá, la primera seguro que si, vista la obsesión reciente que Nathan muestra sobre el que fuera su batería. Y eso que "I Wanna Be Dave Grohl" no suena a lo que cabría pensar, sino que se acerca a su psicodelia pop siempre con fritanga en el ampli. La que si huele a espíritu adolescente es "Poor Lenore", una revisión de los oscuros acordes de Cobain de una forma mucho menos solemne.

Visto su estatus indie, es normal que Wavves se rodeen de personalidades que han cotizado al alza en Pitchfork. La de "Nodding Off" especialmente previsible, junto a Bethany Cosentino (Best Coast), compañera sentimental de Nathan. Lo que escuchamos es también previsible, porque la música de ambos se mueve al fin y al cabo en una onda similar. El reverso de esta placidez lo pone la colisión con el noise-punk de Fucked Up en "Destroy", donde la garganta de Pink Eyes exagera demasiado estas maneras, como ciñéndose a la filosofía Wavves de ir a lo sencillo y pasarlo bien. 

Cierra el disco con "In The Sand" en directo, que demuestra como Wavves, pese a que en este momento vuelva a tener sólo dos miembros estables, es una banda, alejándose de como le conocimos en su célebre el Primavera Sound 09. Aquí, nos recuerda a una mezcla de los Green Day pre-multinacional y el garaje de los primeros Arctic Monkeys. Y es que podemos hablar de madurez frente a aquellos engendros ruidísticos que grababa en su casa, pero con este EP demuestra que sigue siendo un chaval haciendo punk-pop. Y lo hace realmente bien, con canciones pegadizas, e inspiradores y sencillos riffs.