/Reseñas///

Reseña: M83 - Hurry Up, We're Dreaming

http://feiticeira.org/
Hurry Up, We're Dreaming
8
8.0



Naïve [2011]
Productor: Justin Meldal-Johnsen & Anthony Gonzalez
Banda: Anthony Gonzalez
Notas: Álbum doble del artista francés

¿Tiene sentido facturar un álbum doble en 2011? Habría que planteárselo en una época en la que muchos creen que quizá la propia concepción de álbum sencillo como colección de canciones en cualquier formato comienza a no tener sentido y que estamos inmersos en una vuelta al single o como mucho al EP; en sintonía con lo que ofrecen populares medios de última generación como son iTunes o las listas genéricas de Spotify. Pero parece que, por otro lado, sigue habiendo 'románticos' como Anthony Gonzales, que en todo un alarde de incontinencia creativa nos presenta una selección de veintidós temas como sexto álbum de estudio.

Hurry Up, We're Dreaming es ya, simplemente por esa cantidad de música, ambicioso. Pero también por temática: el de Antibes ha compuesto una especie de trabajo conceptual, algo habitual en este tipo de trabajos, sobre la infancia. Si el francés siempre había recurrido hasta ahora a la angustia adolescente como pretexto conceptual para su obra, ahora quiere incluso retroceder unos años más hasta la primeriza época que moldea de base la personalidad de las personas.

Quizá por ello las canciones suenen en general más luminosas e inocentes que desgarradas y nostálgicas, como sucedía en el anterior Saturdays = Youth. Lo que sigue uniéndolas, eso sí, son la épica y la grandilocuencia; nada más hay que oír la “Intro” a dúo con Zola Jesus, y los dos singles que siguen: la adictiva “Midnight City” y una de las cumbres del artista, “Reunion”, casi un sentido homenaje a Simple Minds.

“Claudia Lewis”, “New Map”, “OK Pal” (otra cima del álbum), “Steve McQueen”... siguen esta misma senda. Y es que por su optimismo y cierta sensación de fantasía, el tono del disco se acerca bastante a la new wave de principios de los ochenta; aquella época en la que los sintetizadores explotaban sobre el ritmo de melodías ultra-pop. Por otra parte, también hay otros temas de carácter más acústico e introspectivo, pero que siguen manteniendo ese cualidad de ensoñación, como banda sonora de cuento de hadas: “Wait”, el sueño narrado de “Raconte-Moi une Histoire”, “Splendor” y su coro de niños...

Pero, inevitablemente, no podemos evitar destacar que hay lacras y hasta trucos en este llamado álbum doble. Seis de los temas no superan los dos minutos y otros cuantos no llegan a tres. No habría problema si no descubriésemos que son simples interludios u oberturas para otras canciones. Quizá el exceso de estas pequeñas piezas, unido a algunos temas 'completos' que no alcanzan el nivel, acaban lastrando algo al conjunto y hacen que Hurry Up, We're Dreaming no alcance las cotas de su predecesor. Además, setenta y tantos minutos a día de hoy caben en un CD, por mucho que se necesitasen dos vinilos hace treinta o veinte años para contenerlos o quiera justificarse con temas artísticos. Pero seamos justos y, a pesar de estas mentirijillas, admitamos que esta nueva obra es otra pieza a tener en cuenta en la ya sólida carrera de Gonzalez.