/Reseñas///

Reseña: Aereogramme - My Heart Has a Wish That You Would Not Go

http://feiticeira.org/drupal
My Heart Has a Wish That You Would Not Go
8
8.0



Sonic Unyon [2007]
Productor: Iain Cook
Banda: Craig B, Iain Cook, Campbell McNeil, Martin Scott
Aerogramme son una banda de post-rock escocés, muy emparentada con bandas del tipo de Oceansize o Dredg, que serán mucho más conocidos por otros, por su split con los todopoderosos gurús del post metal, Isis. Para este disco, Aerogramme deciden relajarse y acercarse más al pop que en sus anteriores álbumes, pero sin que el paso tampoco suponga un cambio radical de sonido, eliminando en este caso sus clásicos “low – high”, por una colección de temas en las que tratan de crear canciones que no merecen otro calificativo, que el de bonitas, apostando por melodías preciosistas, de corte intimista, mediante la introducción de elementos tales como violines o pianos.

En esta línea ahondan los dos primeros temas del disco, “Concious life”, en donde los violines y las guitarras tipo Dredg, junto a una bonita melodía, marcan ya el ambiente en el que se va a desarrollar el resto del disco, siendo uno de los mejores temas del disco. “Barriers” es otra gran canción que se inicia con un suave redoble, tomando aún más relevancia piano y unos violines, que me traen a la cabeza el tema introductorio del “Mellon Collie” de Smashing Pumpkins. “Exits” es otro tema de carácter ambiental, que da paso a una de las canciones más bellas del disco, “A Life Worth Living”, con un estribillo que es difícil lograr que te abandone la cabeza y partes ambientales verdaderamente sobresalientes. “Finding a Light” es otro gran tema, con el paso de momentos de calma a momentos de exaltación y vuelta a la calma, de lo que han demostrado ser siempre unos verdaderos genios, aunque quizás se echa en falta otra vuelta de tuerca a la idea, pero que no deja de ser por ello, otro gran tema.
“Living Backwards” retoma en el inicio la ambientación orquestal, para pasar a un tema de corte progresivo, con voces y arreglos muy en la línea de Porcupine Tree, con partes de una belleza fuera de toda duda. No es un tema para sonar en las radios, pero demuestra al 100% la genialidad de esta banda, marcando quizás el punto más alto del disco. “Trenches” es una canción más pausada con teclados y arpa, que vuelve a explotar el carácter progresivo de la banda, pero en este caso el resultado final no está tan logrado como en otros temas, como si logra el siguiente tema, “Nightmares” de marcada ambientación orquestal, aunque se eché en falta un final más grande que lo que la canción pronostica. “The Running Man”, usa el contraste de teclados graves con teclados espaciales, para acompañar a otra melodía muy lograda, que esta vez sí, crece a lo largo de la canción. Por último, “You’re Always Wellcome”, comienza con una guitarra lenta, para ir incorporando distintas instrumentaciones, a la idea del tema, pero no es un tema que se quede especialmente grabado en la memoria, a pesar de su evidente mérito.

“My Heart Has a Wish That You Would Not Go”, es un disco que no debes dejar de escuchar si te gusta la música tranquila, que contiene una serie de temas verdaderamente imprescindibles, al que quizás hay que ponerle un claro pero y es que a pesar de ser un gran disco, es probablemente el menos logrado de la banda. Pero es que Aerogramme son un grupo al que no puedes evitar engancharte y vistos sus anteriores discos, decir eso, tampoco supone decir nada negativo.





   


PUBLICIDAD