/Crónicas///

Crónica: Ritual - Bilbao (24/02/2012)

24/02/2012, Bilbao
7.5
8
Gazte Lokala, Completo
Precio: 5 euros
http://feiticeira.org/

Concierto de aniversario de la Fekal Criu, colectivo dedicado a los conciertos de hardcore y subderivados. Un cartel variado y cuádruple que se quedó en triple por problemas de una de las bandas locales. Así, con un retraso muy notable, aunque en el Gazte Lokala es habitual (y también derivado de esta baja) comenzaron Yaw.

Los guipuzcoanos con un Ep recién editado facturan un post-hardcore oscuro y pesado, de aires noventeros. Densos riffs a veces cercanos al sludge se mezclan con un desgarro vocal que se juntan para dar esa sensación emocional del screamo. Un ambiente que se ve reforzado por el uso del euskera, que siempre remite más a las sonoridades del francés, uno de los idiomas más característicos del género.

Les seguirían Oathbreaker, los que en principio pensábamos que serían cabezas de cartel. Los daneses se han convertido en una de las sensaciones de ese hardcore metalizado que puede derivar de Converge (cuyo sello Deathwish les da cobijo) y sobre todo, sus compatriotas Amenra. Capitaneados por una chica y con una estética que rehuye los clichés de la moda hardcore dieron un concierto muy breve y basado en su oscuro "Maelstrom", que bebe tanto del hardcore y el crust como del metal más oscuro, el doom, el sludge y el black. Dentro de la limitada calidad de sonido que puede sacarse en una "sala" así, la banda cumplió y la garganta rasgada de su vocalista también, constantemente ocultada su cara con esa melena que protagoniza la portada del disco.

Finalmente los alemanes Ritual se desvelaron como la banda más indicada para cerrar. Con un concierto también muy corto pero intenso y un estilo de hardcore más rockero y dinámico, hicieron a la gente moverse y se propiciaron algunos pogos en tan reducido espacio. Venían presentando su último trabajo "Paper Skin" y ofrecieron un directo de lo más animado y un estilo bastante sofisticado dentro de su nicho, sin dejar de ser directos, con capas de guitarra más melódicas y ambientes que recuerdan a algunas de las bandas de post-hardcore que todos conocemos. Dejaron con ganas de más.