/Crónicas///

Crónica: Redd Kross - Madrid (10/05/2008)

10/05/2008, Madrid
8.8
Steve McDonald, Jeff McDonald, Robert Hecker, Roy McDonald
9
Joy Eslava, 3/4 de sala
Precio: 20 €

Parece mentira pero a los hermanos McDonald les haya dado por venir a España mucho más en la actualidad de lo que nunca habían venido. Evidentemente tenerlos por aquí tan a menudo, e incluso presentando un DVD en directo grabado en Madrid, es digno de celebrar.

Pero primero Birds Of Avalon comenzaron con una actuación mucho mas apetecible que lo que podemos encontrar en su debut discográfico del pasado año. Sobre todo mucho más interesante cuando la contundencia de Led Zeppelin o el punto psicodélico hacían presencia, ya que cuando su faceta más melódica aparecía incluso llegaron a aburrir. Terminaron con un juego de guitarras la mar de interesante, para confirmar que son una banda de directo.

La Joy Eslava en esta ocasión no se llenó del todo para ver a Redd Kross. Aunque la de Madrid era la única fecha europea junto a la fecha británica del All Tomorrow Parties, sus recientes visitas pasaron factura a la hora de llenar una sala tan grande como el teatro Joy Eslava. De hecho, esas visitas también afectaron al repertorio habitual de la banda dejando claro que era un concierto mucho más especial de lo que creíamos.

Por supuesto la principal novedad era que eran los propios asistentes los que podían elegir que canciones querían oír aquella noche, cosa que se notó (probablemente) en temas-regalo como "Blow You A Kiss In The Wind", "After School Special" o "Linda Blair". El repertorio por tanto algo más destinado a los fans, centrándose en sus canciones de "punk adolescente", que como ellos mismo dijeron "Ya no se avergonzaban de tocar". A decir verdad todo ello dejó un concierto con mucho mas gancho al unirse al repertorio habitual sin restarle minutaje: las siempre coreadas "Bubblegum Factory" o "Follow The Leader", la cera que reparten en "Jimmy's Fantasy" o el mejor de los power pop de "Lady In the Front Row".

En cuanto al sonido, una vez mas caer rendidos a los pies de una sala que tanto en ese factor como en el del ambiente (esos palcos de dos pisos son una imprescindibles ya) siempre cumple con creces. También es cierto que tanto Jeff cómo Steve McDonald saben a estas alturas demasiado encima de un escenario y dieron a la gente justo lo que parecía estar pidiendo, en un concierto que llegó a la hora y media de duración.

Al final, por petición popular, la banda se despidió en el segundo bis con una dupla de lujo: "Pretty Please Me" primero y un final perfecto con "Annie's Gone". Mientras el DVD que pusieron a la venta con su anterior concierto en Joy Eslava sonaba ya en casa, pensaba en que la próxima DEBE ser con el ansiado disco nuevo, ¿no?