blog de Raúl Rey

Mar, 12 Enero

2015 y las guitarras. Ligeras decepciones.

2015 no fue el mejor año para el rock de guitarras. Hubo buenos discos, pero el género no despuntó en general.

Claro que podríamos destacar claramente los nuevos trabajos de Titus Andronicus, Royal Headache o Sleater-Kinney. También hubo debacles previsibles en los que no nos interesa ahondar, como el de Refused. Pero sobre todo, hubo unos cuantos patinazos de grupos que apuntaban a lo más alto del panorama en los últimos años. Se trata de discos aceptables, notables algunos incluso, pero que quedaron relegados al olvido a la hora de hacer las listas, pasando con más pena que gloria dado lo que de ellos se esperaba.


TITLE FIGHT - Hyperview

En el cuarteto de Kingston teníamos depositadas seguramente demasiadas esperanzas como la banda que podía llevar el punk-rock a algo más. Los detalles de emo, grunge e inclusos dejes a lo Morrisey en sus canciones, les hacían destacar y les llevaron a firmar un disco decisivo del rock alternativo moderno con "Floral Green". Pero los apuntes de shoegaze que nos sedujeron en aquel se les han ido de las manos esta vez.


MIKAL CRONIN - MCIII

Si "MCII" fue una magistral oda al power-pop de guitarras, en "MCIII" Cronin ha dado un paso tal vez lógico hacia los ambientes más bellos y ornamentados pero por el camino se ha dejado parte de esa vitalidad tan rabiosamente juvenil que hacía de su maestría pop algo con verdadera chispa. Una leve decepción.


CALIFORNIA X - Nights in the Dark

El debut de California X fue tan fresco que por mucho que este segundo tenga sus momentos eufóricos, la cosa se queda a medias. La banda ha cambiado parte de su chispa punk-rock por mayor peso del rock psicodélico y su escucha es más densa y llena de obstáculos instrumentales.


TORCHE - Restarter

Puede que sea injusto pedir a una banda de la trayectoria de Torche que siempre alcancen los niveles de excelencia a los que nos tienen acostumbrados. Pero esta vez nos han fallado un poquito y "Restarter" es probablemente el momento más flojo de su carrera. Lo que tampoco es una catástrofe.


MODEST MOUSE - Strangers to Ourselves

Los retornos si se hacen mucho de rogar, suelen estar destinados al fracaso o al menos a no tener un rotundo éxito. La situación de Modest Mouse era complicada pues sus dos obras previas les pusieron con un pie en el mainstream y "Strangers to Ourselves" resulta ser un disco que innova poco , tan característico de ellos como carente de identidad propia.